Inicio
Tratamientos para el parkinson en estado avanzado PDF Imprimir E-mail
Enviado por Administrator   
Domingo, 21 de Marzo de 2010 17:25

De todas las enfermedades degenerativas que conocemos, el parkinson es una de las que presenta síntomas más graves. Los pacientes que sufren parkinson avanzado ven como su cuerpo se debilita y como muchos de los aspectos de su vida se ven trastornados por dicha enfermedad.

 

El doctor Pablo Mir, coordinador de la unidad de trastornos de movimiento del Hospital Virgen del Rocio, nos detalla cuales son las afectaciones del parkinson y qué tratamientos existen para minimizar sus efectos.

El parkinson es una enfermedad neurológica y degenerativa que incide sobre el control de los movimientos corporales. En estados muy avanzados, los pacientes llegan a no poder vestirse por sí mismos, a no hacerse entender al hablar, a no poder comer e incluso a no poder dormir por las noches. La enfermedad les provoca dificultades para conciliar el sueño, y cuando lo hacen sufren muchas pesadillas. En muchas ocasiones se precisa de una persona que esté a su lado y les de la vuelta en la cama cuando padecen esos malos ratos. Otra de las afectaciones más notorias es la del movimiento al andar. El enfermo de parkinson cada vez efectúa pasos más cortos y acaba por necesitar la ayuda de una tercera persona para poder desplazarse.

El parkinson es una enfermedad progresiva cuya evolución es bastante imprevisible. Cada paciente es diferente, y mientras que en unos la degeneración es muy rápida, en otros el proceso se dilata más. Los tratamientos que se aplican intentan ejercer un control sobre este avance. Por ello la medicación se ajusta a cada persona de forma individualizada, y se intenta que cada persona, dentro de su particularidad, se encuentre lo mejor posible.

Los tratamientos para pacientes con parkinson avanzado pasan por suministrar un medicamento como la levodopa. El enfermo de parkinson pasa por dos estadios, el momento en que se encuentra bien y el momento en que los síntomas afloran. Hay que decir que los pacientes en estado avanzado no responden tan bien a la medicación a primera hora de la mañana, sino que el efecto suele mostrarse un poco más tarde.

Hay personas a las que la levodopa no les hace efecto hasta la siguiente dosis. Una solución es administrarlas más juntas, dejar menos tiempo entre una toma y la otra. Así, en vez de cada 8 horas, hacerlo cada 6. Con el tiempo se acabará por suministrarlas cada 3 o 4 horas. Sin embargo, el tiempo de beneficio del que puede gozar el paciente puede ser solo de media hora. Cuando se llega a estos extremos, lo recomendable es echar mano de alternativas terapeúticas que harán que los beneficios sean de un carácter más prolongado. Existen dos opciones: el tratamiento farmacológico y la cirugía funcional.

Los tratamientos farmacológicos pasan por un suministro continuo de la levodopa, y esto se puede llevar acabo de dos maneras. Por un lado de forma subcutánea a través de una inyección que irá suministrando el medicamento de forma continua las 24 horas del día. Por otra parte, se puede infundir la misma levodopa en forma de gel (duodopa) que irá a parar al duodeno. Un tubo pasará por un orificio hecho en el estómago y, de esta manera, la medicina se va redifundiendo durante todo el día. En cuanto a la cirugía funcional de la enfermedad de parkinson, se trata de poner electródos en la cabeza que simulen un área del cerebro. El paciente tendrá el beneficio de forma que se mantendrá durante el día sin los bajones típicos del parkinson ya que la estimulación cerebral será más profunda.

Cuando se habla de parkinson, sobre todo el de estado avanzado, es necesario mencionar a los pacientes refractarios, que pueden responder a tres perfiles. El primero de ellos es aquel a quien el medicamento le hace buen efecto pero que su durabilidad es muy corta. En el segundo caso encontramos a pacientes cuya respuesta óptima al tratamiento no les hace estar en las mejores condiciones, es decir, que a pesar de encontrarse en su mejor momento continúan sin poder valerse por sí mismos. Por último,nos encontramos con el grupo cuya respuesta a la levodopa le conlleva sufrir otros síntomas, como por ejemplo, perdida de  memoria.

En los últimos años la comunidad científica se ha volcado en investigar nuevos tratamientos para el parkinson. Las nuevas metodologías han cambiado radicalmente la vida de los pacientes y han mejorado sustancialmente su calidad de vida. En cuanto a los pacientes que no responden a la levodopa, cada vez se está mostrando más interés en sus síntomas.

Fuera ya de los tratamientos médicos para mejorar el estado de pacientes con parkinson, se pueden llevar a cabo medidas que harán ganar en calidad de vida y relanterizarán el curso de la enfermedad. Ejercicio físico moderado y equilibrado resulta muy efectivo para movilizar las articulaciones. También es una buena medida seguir una dieta adecuada para que el paciente no pierda peso, y también una buena hidratación.

Última actualización el Martes, 13 de Agosto de 2013 10:33