¿Qué es?

¿Qué es la enfermedad de Parkinson?

El Parkinson es una enfermedad del sistema nervioso que afecta a las estructuras del cerebro encargadas del control y la coordinación del movimiento, así como del mantenimiento del tono muscular y de la postura.

¿Cuál es la causa de esta enfermedad?

La Enfermedad de Parkinson (EP) aparece cuando ciertas células del cerebro, las neuronas, se deterioran o mueren. Estas neuronas, en circunstancias normales, fabrican unos compuestos químicos especiales, llamados neurotransmisores, que permiten que las neuronas se comuniquen entre sí. La dopamina y la aceticolina son dos de estos neurotransmisores que controlan, entre otras cosas, nuestros movimientos. Cuando las neuronas que fabrican dopamina mueren, se origina un desequilibrio entre estas y la aceticolina, dando como resultado los síntomas de la

¿A quién afecta?

Esta afección no hace distinciones de edad, raza o sexo, aunque se desarrolla con mayor frecuencia en personas mayores de 50 años de edad.

Se estima que 2 de cada 1000 personas padecen EP, a nivel mundial. En nuestro país, aún no existen estudios serios sobre la prevalencia de la enfermedad.

Atendiendo al incremento de esperanza de vida de la población, es probable que en un futuro próximo aumente el número de afectados, ya que la contaminación ambiental también influye en la aparición de casos.

¿Cuáles son los síntomas?

Afecta a los pacientes de manera muy diferente. Algunas personas apenas tienen síntomas, mientras que otras, en cambio, padecen muchos. Inicialmente pueden aparecer molestias muy variables, difíciles de relacionar con la enfermedad. Por ello no es raro que los pacientes acudan inicialmente al traumatólogo por dolores en las articulaciones o al psiquiatra buscando tratamiento para un estado depresivo.

Los más característicos son:

  • Lentitud de los movimientos: automáticos (parpadear, tragar) y voluntarios (vestirse, escribir).
  • Temblor: es más evidente en reposo y disminuye con el movimiento voluntario.
  • Rigidez: resistencia o falta de flexibilidad para mover las extremidades.
  • Anomalías de la postura: espalda encorvada, codos y rodillas flexionados.
  • Trastornos de la marcha: se camina pequeños pasos, con episodios de bloqueo (parece que los pies se pegan
  • al suelo) y el aumento brusco del ritmo de la marcha (minipasos muy rápidos y confusos).
  • La escritura se vuelve pequeña e ilegible
  • Tendencia a sufrir estados depresivos
  • Estreñimiento
  • Exceso de producción de saliva